Un golpe bajo en medio de la pandemia

Nota de opinión por Adrián Rodríguez

La política y el periodismo a lo largo de la historia han sabido buscar puntos de encuentro, y muchas veces los han encontrado. El aprovechamiento de circunstancias excepcionales, muchas veces trágicas, les han servido como caldo de cultivo para “fogonear” o sobredimensionar temas de acuerdo al contexto y las circunstancias que el lugar (país, provincia, pueblo, elecciones) se viven.
A través de un proyecto de Comunicación recientemente ingresado al Concejo Deliberante, mediante el cual se le hace un pedido de información a la Dirección del Hospital sobre “cuál ha sido la evolución de los pacientes con COVID asistidos en Terapia Intensiva”, el bloque de Concejales del Frente de Todos, acaba de aplicar un golpe bajo e inesperado, a un sistema de salud municipal que viene sumamente vapuleado tras 16 meses de trabajo denodado en Rauch contra una pandemia que se ha cobrado 39 vidas en la ciudad, y 100 mil en el país.
El comunicado del Bloque, que lleva la firma del edil Diego Grieco, autor del proyecto, busca esmerilar la tarea del área de Salud, en medio de un clima político que se acrecentó en vísperas de las elecciones legislativas, que tendrán sus primeras instancias en el mes de setiembre. La información cayó como un balde de agua helada en el Gobierno local, principalmente en la Dirección del Hospital, cuyo titular es el Dr. Juan Pedro Achaga, reconocido militante justicialista, dos veces concejal e Intendente Interino por su partido. Con la nota en su poder Achaga se comunicó enseguida con Grieco y María Lamarche, presidente del Bloque del FdeT, para transmitirles su sorpresa e indignación por el pedido de comunicación, tildándolo de “vergonzoso”, e inoportuno, cuando muchas familias de Rauch intentan empezar a superar el dolor por la pérdida de un ser querido.
El comunicado de Grieco, sin claridad en ninguno de sus párrafos, redunda en supuestos y “sensaciones” que recibió de parte de la sociedad, como así también de algunos profesionales –sin precisar quienes- que “se han expresado advirtiendo su preocupación por la sensación de alta mortalidad que existiría en nuestro Hospital Municipal, de pacientes que ingresan a la Terapia Intensiva padeciendo COVID-19”.
Lejos de profundizar en estadísticas que le den respaldo a su pedido, Grieco –quien también es empleado del Hospital Geriátrico y donde su esposa es Subdirectora-, duda de “los criterios de ingreso a UTI si es que estuviera protocolizado”, a la vez que se permite vacilar “la capacitación en COVID-19 de la totalidad del recurso humano que se desempeña tanto en Sala Covid como en Terapia Intensiva”. En otras palabras, el edil genera incertidumbre sobre la capacidad del personal médico y de enfermería que ha trabajado en todo este tiempo en el Hospital.
El pedido de Comunicación generó asombro y bronca no solo a la Dirección del Hospital, sino también a gran parte del personal que viene trabajando desde los inicios de la Pandemia. Resulta extraño tamaño dubitación, cuando la comunidad en general ha sabido reconocer el esfuerzo llevado adelante, con enfermeras, mucamas y médicos que han batallado sin descanso, contrayendo la mayoría de ellos el virus, algunos hasta el caso de costarles por muy poco su propia vida.
En el comunicado Grieco solo menciona un dato: el conseguido de manera pública por parte de en un estudio denominado “Características clínicas y resultados de los pacientes con COVID-19 con ventilación invasiva en Argentina” que estuvo liderado por la doctora Elisa Estenssoro, del Servicio de Terapia Intensiva del Hospital Interzonal de Agudos “General San Martín” de La Plata, y fue publicado recientemente en la revista The Lancet, en donde analiza que se produce un 57% de fallecimientos.
La misma estadística en Rauch establece que aquí ese porcentaje fue del 58%. Las estadísticas de nuestra ciudad no difieren en nada con las del resto del país, con vecinos fallecidos de manera temprana, como lamentablemente ha ocurrido en cientos de casos en la Argentina. Incluso Rauch posee un índice menor que la media a nivel nacional, en lo que refiere a mortalidad por COVID: 1.46% contra un 2,1%.
La especulación política del comunicado del PJ llega en el momento donde Rauch intenta salir del pozo trágico del COVID, tras dos meses fatales. Reabre una herida entre quienes no logran aún sanar el dolor de la pérdida de un padre, hermano, hijo, y cuestiona lo único que tal vez podamos preservar como valor indiscutible: la calidad humana y profesional de nuestro personal de salud. A Grieco, y a quienes lo acompañan en esta cruzada de una bajeza indescriptible, tal vez los defina la propia frase que Juan Pedro Achaga les esbozó, cuando le habló sobre el asunto: “Al que solicita un pedido de comunicación así, lo define como persona”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here