Rauchenses siguen a la selección Argentina en el Mundial de Qatar

Empujados por la pasión del fútbol y el fanatismo por la selección Argentina, un grupo de rauchenses están en el país árabe, desde la semana pasada, alentando al seleccionado, pero también disfrutando de otras actividades recreativas para el turismo.

Después de tanto esperarlo llegó. El Mundial de fútbol se disputa en Qatar, uno de los países más extraños, increíbles y polémicos del planeta.
Empujados por la pasión del fútbol y el fanatismo por la selección Argentina, un grupo de rauchenes están en Qatar, un país lujoso, pero al tiempo de los más polémicos del mundo.
Qatar es un país seguro. Rodeado de ciudades que cuentan con grandes edificios, lujosas mansiones y una cultura muy particular que se contrapone a la argentina.
«Hay que tener cuidado con la cultura; es un país súper seguro, pero se contrapone la cultura argentina con lo que es la de Qatar. No se puede tomar alcohol en los hoteles, y si salís con una cerveza a la calle, te meten preso. Hay prohibiciones en cuanto a las relaciones. La homosexualidad está totalmente prohibida, nadie puede darse afecto en la calle. Nada de besos, menos agarrarse la mano en la vía pública», advirtieron varios de los rauchenses que por estos días se mueven en Qatar como es su propia ciudad.
Es un país musulmán donde no hay democracia y donde la tolerancia es cero a las drogas, el alcohol y a las relaciones.
En medio de ese escenario, un grupo de rauchenses se adaptan a las rígidas normas culturales y se aferran a la esperanza argentina.
Luciendo las camisetas argentinas y abrazados a las banderas con la inscripción Rauch, los rauchenses le hacen el aguante a la selección de Scaloni. Un primer grupo -que está en Qatar desde el arranque- fueron testigos de la derrota en el debut ante Arabia Saudita.
Otro de los grupos se sumó después, justo para la victoria del elenco de Lio Messi ante México por 2-0.
Esperanzados por la victoria del sábado, ahora se ilusionan con el choque ante Polonia esperando estirar la esperanza y la estadía propia y de la selección en la Copa del Mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here