Obras Públicas de Nación aportará casi 30 millones para restaurar el Palacio Municipal

El Ministerio de Obras Públicas de la Nación ha puesto en marcha una ambiciosa inversión para revalorizar la obra del arquitecto Francisco Salamone. Entre los edificios, se encuentra la puesta en valor de la fachada envolvente del palacio local. El año pasado el Ejecutivo había entregado un proyecto al ministro Gabriel Katopodis, para tal fin.

El Ministerio de Obras Públicas de la Nación realizará una fuerte inversión para restaurar gran parte de las obras de Francisco Salamone y el Palacio Municipal de Rauch está incluido en el plan. Las construcciones sufrieron los embates del tiempo y la mala conservación.
El Ministerio de Obras Públicas de la Nación, a cargo de Gabriel Katopodis, invertirá casi 340 millones de pesos en diez localidades bonaerenses. con el propósito de poner en valor arquitectónico las monumentales obras del ingeniero siciliano Francisco Salamone.
Las localidades de la provincia de Buenos Aires incluidas en el plan de restauración son Adolfo González Chaves, Adolfo Alsina, Coronel Pringles, Rauch, Azul, Balcarce, Alberti, Tornquist, Saldungaray, Guaminí y Pellegrini. En el caso de nuestra localidad, comprende la puesta en valor de la fachada envolvente del palacio municipal, con una inversión de $ 29,5 millones.
Fuentes del Municipio informaron a este Diario que en abril del años año pasado, en la ocasión que el ministro Katopodis visitó nuestra localidad – donde recorrió obras públicas-, desde el Ejecutivo se le entregó un proyecto para la restauración de la fachada del Palacio Municipal. El propósito era poder hacerlo para el 150 aniversario de la ciudad, sin embargo la aprobación de dicho expediente recién se confirmó en abril de este año. La directora de Obras Públicas, arquitecta Jimena Dellagogna confirmó a este Diario dicha inversión y que ya se está trabajando en solicitar un anticipo y en el armado de los pliegos para la contratación de mano de obra. Está previsto efectuar la obra por etapas.

Francisco Salamone, con un equipo de gente increíblemente capaz, proyectó más de 60 edificios en 25 municipios de la provincia de Buenos Aires entre 1936 y 1940. Antes construyó el matadero de Villa María y la municipalidad de Las Varillas, en Córdoba, provincia donde además militó en el radicalismo y se cree -versión que todavía espera confirmación- que fue precandidato a senador provincial.
Los edificios bonaerenses de Salamone, levantados durante la gobernación de Manuel Fresco, revolucionaron la arquitectura de pueblos tan pequeños como Saldungaray, que hoy anda por los 1.500 habitantes, o ciudades tan vitales como Azul, con 70.000. Su estilo es inconfundible, pero es más difícil de definir: se habla de art decó, expresionismo, futurismo. Hay quien llama al ingeniero «Gaudí de las pampas», pero lo cierto es que le queda mejor el apodo antes citado, el de «loco de las torres». Tomó la idea de la municipalidad de La Plata, con su elevado reloj central, y lo llevó al paroxismo.
El material de las construcciones de Salamone, el hormigón armado que constituía una novedad para el momento, demostró ser de muy buena calidad. No hay más que darse una vuelta por las ruinas de Epecuén, en Adolfo Alsina, y ver cómo el matadero, que pasó añares bajo las aguas salinas de la laguna, continúa en pie.
De todos modos, muchas de las obras necesitan ser restauradas y puestas en valor. Las superficies de las municipalidades se han ido deteriorando, los enormes portales de cementerios, golpeados por los vientos de la llanura, se fueron rompiendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here